¿Qué es la repatriación de datos?

¿Qué es la repatriación de datos?

La repatriación de datos, también conocida como repatriación desde la nube o hibridación del almacenamiento en la nube, es el proceso de mover todos los datos desde la nube hasta un sistema de almacenamiento de datos local (on-premises) o de combinar el almacenamiento de datos local y en la nube. 

La repatriación de datos es cada vez más habitual a medida que las empresas se van dando cuenta de que es muy caro mantener un volumen de datos cada vez mayor almacenado en la nube.

Un reciente estudio de IDC ha revelado que actualmente la mayoría de las compañías tiene en marcha algún tipo de repatriación de los datos.

Si bien los beneficios de la nube pública están claros e incluyen la eficiencia, la escalabilidad y la capacidad para consolidar funciones con menos equipamiento, mantener los datos en la nube pública también conlleva algunos riesgos y costes. Debido a ello, muchas organizaciones están sacando sus datos de la nube y devolviéndolos a sus sistemas locales.  

Ventajas de la repatriación de datos

El hecho de devolver los datos a los sistemas locales a través de un proceso de repatriación tiene varias ventajas:

Menos costes

El coste es la principal ventaja de la repatriación de datos. Tener y mantener un centro de datos local conlleva sus propios gastos y, en teoría, la nube puede ayudar a evitar esos costes. Sin embargo, la realidad es que una vez que los datos están en una nube pública, los costes pueden empezar a aumentar rápidamente como la factura de un restaurante o la cuenta de un bar. Debido a ello, los costes de uso de la nube pública pueden acabar siendo mucho más altos que los que genera el mantenimiento de un centro de datos propio. 

Al final, la cantidad de dinero que las empresas pueden ahorrar si sacan sus datos de la nube pública puede ser considerable. ¿Por qué? Porque, si bien Amazon y la mayoría de los otros proveedores de servicios de nube pública por lo general no cobran nada por cargar los datos en su servicio, sí que lo hacen por la capacidad y por las transferencias de datos. Las transferencias de datos externas, en concreto, pueden ser extremadamente caras, dependiendo del número de cargas de trabajo que ejecute y de cuál sea su intensidad de uso de los datos más allá de su simple almacenamiento.

Con cualquier servicio de nube, cuanto más lo use, más le costará. Estos costes pueden incluir:

  • Volumen de almacenamiento
  • Instancias de servidor
  • Servicio por uso

También puede haber numerosos costes “ocultos” que tal vez no se esperaba cuando desplegó su carga de trabajo en la nube pública.

Más seguridad

Se ha formado todo un sector en torno a la seguridad en la nube y por un buen motivo. Muchas empresas, si no todas, expresan cierto grado de preocupación por lo que les ocurre a sus datos y por lo seguros que están en cuanto los ponen en la nube. 

El problema no es que la nube sea intrínsecamente insegura o esté desprotegida. La cuestión es que, para que cualquier despliegue en la nube esté (y se mantenga) bien protegido frente a las vulneraciones de datos y los ciberataques, hay una serie de cosas relacionadas con las políticas de seguridad, las configuraciones de la arquitectura, el cumplimiento normativo, la ubicación de los datos y otros factores que tienen que ser correctas (o que pueden fallar).

La repatriación de los datos significa que automáticamente consigue un nuevo nivel de proximidad con los datos y de control físico de los mismos. Es un poco como poner el dinero en una caja fuerte en casa en lugar de tenerlo en una caja de seguridad en el banco. El banco es seguro, pero ¿qué ocurre si sufre un robo o si se declara insolvente? En este sentido, su dinero estará un poco más seguro si lo guarda en casa.

Test Drive FlashArray//XL

Work in a self-service environment to experience the management of a Pure FlashArray//XL. Explore advanced features, including snapshots, replication, ActiveCluster™, and even VMware integration.

Try Now

Mayor disponibilidad

Volviendo a la analogía del banco, está en mejores condiciones para vigilar de cerca y proteger su dinero en efectivo si lo guarda en una caja fuerte en casa que si lo mete en una caja de seguridad del banco. Y también puede controlar directamente más cosas para protegerlo. 

Lo mismo ocurre con sus datos. Aunque los fallos de la nube pública son raros, pueden afectar a miles de clientes y durar horas o incluso días. Los clientes de la nube dependen de su proveedor, que es quien tiene que asignar los recursos y liderar los esfuerzos de resolución. 

En cambio, con un centro de datos local, la empresa controla totalmente la disponibilidad y el rendimiento de la aplicación. Y puede recurrir al personal informático interno, que entiende los requisitos de la carga de trabajo y puede abordar y corregir rápidamente los problemas.

Desventajas de la repatriación de datos

El hecho de devolver los datos a las instalaciones locales mediante una repatriación de datos también tiene sus inconvenientes. Estos incluyen: 

La posible falta o pérdida de velocidad o de rendimiento

Al contrario de lo que ocurre con los centros de datos locales, el uso de la nube suele mejorar el rendimiento al proporcionar un acceso a unos recursos interminables en función de la demanda, lo que es perfecto para los picos de tráfico o los aumentos en la demanda del servicio inesperados. Además, hay ciertas mejores prácticas basadas en la geografía que puede seguir para reducir la latencia o aumentar el ancho de banda de manera significativa.

La posible falta o pérdida de colaboración

A diferencia de los entornos locales, la nube proporciona herramientas de colaboración y comunicación que pueden convertirse en una parte importante de la cultura de trabajo de su organización. La clave está en crear unas políticas prácticas de acceso y gobernanza que protejan sus datos sin dificultar demasiado el acceso de las personas autorizadas. 

En resumidas cuentas: ¿debe repatriar sus datos?

Antes de poner en marcha cualquier proyecto de repatriación de los datos, debe entender dos cosas:

  1. En qué proceso se está metiendo.
  2. Que ese proceso valdrá la pena a largo plazo. 

Empiece por determinar qué datos quiere repatriar y luego haga un análisis del coste y el beneficio del proyecto. Recuerde que la facilidad de aprovisionamiento y de escalamiento de la nube pública es una gran ventaja, sobre todo en las fases iniciales del despliegue de la aplicación. Así que, en algunos casos, puede, por ejemplo, decidir repatriar sus datos, devolviéndolos a los sistemas locales, pero mantener la potencia de computación en la nube. En el caso de las aplicaciones estacionales con grandes picos de tráfico en ciertas épocas del año, puede que tenga más sentido almacenar los datos localmente, pero acceder a ellos a través de la nube por un coste inferior al de hacerlo todo en la propia nube. 

En cuanto tenga claro que va a repatriar los datos y haya realizado un análisis del coste y el beneficio, para asegurarse de que vale la pena hacerlo, puede seguir adelante con el proyecto. Sin embargo, antes es muy sensato consultar a otros que ya lo hayan hecho, para saber si han cometido algún error o si hubieran hecho algo de otra manera.

Your Browser Is No Longer Supported!

Older browsers often represent security risks. In order to deliver the best possible experience when using our site, please update to any of these latest browsers.