Aplicaciones heredadas frente a aplicaciones modernas: 4 diferencias clave

Aplicaciones heredadas frente a aplicaciones modernas

Los consumidores de hoy en día exigen una experiencia digital de alta calidad. La entrega rápida de bienes y servicios de software se ha vuelto fundamental para el éxito de una empresa. Pero muchas organizaciones están intentando operar en un panorama digital transformado con sistemas heredados obsoletos. 

Las aplicaciones heredadas se construyen mediante metodologías y arquitecturas obsoletas. Pero a menudo no son lo suficientemente flexibles o ágiles para manejar las necesidades digitales actuales. Son difíciles de integrar con tecnologías modernas como la nube. Y pueden crear cuellos de botella que impiden que las empresas innoven y lancen productos al mercado a un ritmo lo suficientemente rápido. 

Las empresas que usan aplicaciones heredadas pueden enfrentarse a desafíos con mayores costes de mantenimiento y la falta de soporte de proveedores o desarrolladores. Para seguir siendo competitivas, las empresas están haciendo el cambio hacia aplicaciones modernas. 

En este artículo, veremos cuatro diferencias clave entre las aplicaciones heredadas y las modernas. Pero primero, echemos un vistazo más de cerca a algunos de los inconvenientes de los sistemas heredados, así como a lo que define a una aplicación moderna.

Test Drive FlashBlade

Experience a self-service instance of Pure1® to manage Pure FlashBlade™, the industry's most advanced solution delivering native scale-out file and object storage.

Try Now

Desventajas de las aplicaciones heredadas

Las aplicaciones heredadas se crean mediante metodologías tradicionales de desarrollo de aplicaciones basadas en modelos arquitectónicos monolíticos. Esto significa que el código, los servicios y otros componentes de la aplicación están altamente integrados, de manera que resulta más difícil cambiar la escalabilidad de la aplicación y adaptarla a entornos cambiantes. 

Un diseño monolítico también implica que si falla una parte de la aplicación, fallará también toda la aplicación. Solucionar problemas en una aplicación heredada también conlleva más tiempo. Para encontrar el problema, los desarrolladores deben depurar toda la aplicación, de manera que se produce un mayor tiempo de inactividad. 

A causa de este diseño interconectado, las aplicaciones heredadas suelen ser ineficientes, inestables e inadecuadas para enfrentar los retos y objetivos de la transformación digital. Para seguir teniendo agilidad y ser innovadoras, las empresas necesitan aplicaciones modernas.

¿Qué son las aplicaciones modernas?

Las aplicaciones modernas se crean usando metodologías de desarrollo ágiles y prácticas de DevOps, una arquitectura modular y unos modelos operativos sin servidor. Ofrecen mayor agilidad, escalabilidad, portabilidad y resiliencia que las aplicaciones heredadas. Permiten que las organizaciones innoven más rápidamente y reduzcan los plazos de lanzamiento de productos y el coste total de propiedad. 

Las aplicaciones modernas se pueden escalar bajo demanda para gestionar millones de usuarios y ejecutarse en múltiples plataformas, incluidos los entornos locales y los basados en la nube. El proceso moderno de desarrollo de aplicaciones automatiza gran parte de los gastos generales operativos asociados con el desarrollo de las aplicaciones heredadas. Como resultado, los equipos pueden centrarse en la lógica comercial y lanzar aplicaciones de mayor calidad.

4 diferencias clave entre las aplicaciones heredadas y las modernas

Ciclos de vida de desarrollo más cortos

Las aplicaciones heredadas creadas con métodos tradicionales son más lentas de desarrollar y actualizar. Los ciclos de desarrollo y los lanzamientos de nuevas funciones pueden tardar meses o incluso años en realizarse.

Los procesos de desarrollo tradicionales, como el método de cascada, siguen un proceso secuencial. Comienza con la definición de los requisitos de todo el proyecto y la creación de los documentos del proyecto y los modelos arquitectónicos a partir de los cuales se escribirá el código. Cuando los requisitos cambian, todo este proceso debe revisarse para que los desarrolladores puedan codificar los nuevos requisitos. Esto dificulta el lanzamiento a un ritmo rápido por parte de los equipos de software. 

La mayor diferencia entre el desarrollo de aplicaciones heredadas y modernas es el uso de prácticas de desarrollo ágiles, DevOps y procesos de integración/entrega continua (CI/CD) que permiten a los desarrolladores lanzar aplicaciones en ciclos breves y continuos.

Las prácticas ágiles y de DevOps fomentan una estrecha colaboración entre los equipos de desarrollo y operaciones. Esto da como resultado una transferencia más rápida y fluida de las aplicaciones a producción sin comprometer la calidad, la estabilidad y la seguridad. La integración continua (CI) automatiza los procesos manuales y repetitivos de creación, prueba e implementación. La entrega continua (CD) mueve impecablemente la aplicación a través de las etapas de la canalización hasta su lanzamiento. 

Todas estas prácticas y tecnologías ágiles contribuyen a un ciclo de vida de desarrollo de aplicaciones más corto.

Basadas en la infraestructura de la nube

Las aplicaciones heredadas se crean utilizando una infraestructura centrada en servidores diseñada solo para el desarrollo y la implementación a nivel local. Por lo general, dependen del sistema operativo y requieren un entorno específico, incluido un servidor y hardware de red, bases de datos y recursos de almacenamiento. 

Las estrechas dependencias entre la aplicación y su sistema operativo, hardware, almacenamiento y servicios de soporte subyacentes dificultan la migración y el escalado de la aplicación a una nueva infraestructura. A medida que la infraestructura subyacente de una aplicación heredada envejece, se vuelve más difícil y cara de mantener. 

Las aplicaciones modernas están diseñadas para entornos de nube, lo que las hace más flexibles y escalables. Las arquitecturas nativas de la nube permiten a los desarrolladores abstraer la aplicación de sus dependencias utilizando servicios administrados como procesamiento, memoria y almacenamiento de proveedores de la nube. Los desarrolladores pueden usar servicios en la nube como almacenamiento como servicio (STaaS), contenedores como servicio (CaaS) o funciones como servicio (FaaS) para hacer que las aplicaciones sean aún más escalables.

Las soluciones en la nube aumentan la velocidad de desarrollo de aplicaciones al distribuir los recursos en diferentes entornos. Los recursos se pueden alojar en nubes públicas compatibles con Amazon o Google, en soluciones de nube locales privadas para una mayor seguridad o utilizar arquitecturas de nube híbrida para obtener lo mejor de ambos mundos. 

En el modelo informático en la nube sin servidor, los desarrolladores no necesitan servidores ni escalar recursos para el desarrollo de aplicaciones. Los proveedores de la nube se encargan de ello. Como resultado, los desarrolladores pueden llevar el código más rápidamente a producción. Con la arquitectura de nube sin servidor, las aplicaciones pueden responder a la demanda y adaptarse para crecer o reducirlas según sea necesario.

Arquitectura basada en servicios

Las aplicaciones heredadas suelen ser aplicaciones de software de un solo nivel en las que el código base y los servicios de la aplicación están integrados en un único paquete de implementación. Este estrecho acoplamiento da como resultado dependencias entre los servicios que hacen que las aplicaciones heredadas sean más difíciles de escalar y actualizar a medida que crece la base de código.   

Sin una separación clara entre los distintos elementos, se debe implementar una nueva versión de la aplicación completa cuando se actualiza una parte de esta. De manera similar, un error en un elemento de la aplicación afecta la funcionalidad de toda la aplicación.

 Las aplicaciones modernas reemplazan las arquitecturas estrechamente integradas de los sistemas heredados con arquitecturas basadas en servicios y poco acopladas que pueden comunicarse a través de API. Están construidas con componentes modulares independientes, llamados microservicios, que se utilizan para dividir aplicaciones en servicios más pequeños. Cada servicio se desarrolla de forma independiente, lo que permite lanzar actualizaciones independientes con más frecuencia.

Los microservicios se ejecutan en contenedores: entornos de ejecución que contienen todos los elementos necesarios para ejecutar el microservicio. La contenedorización permite que los microservicios se ejecuten en cualquier plataforma capaz de ejecutar servicios en contenedores sin una infraestructura especial. Las aplicaciones modernas se benefician de los almacenes de datos desacoplados, ya que cada microservicio puede tener su propia base de datos especialmente diseñada. El desacoplamiento de datos y microservicios significa que los equipos pueden elegir la base de datos que mejor se adapte a las necesidades de la funcionalidad que están desarrollando.

Procesos automatizados

Con las aplicaciones heredadas, los equipos informáticos deben aprovisionar, gestionar y mantener los servidores, las redes y las configuraciones de almacenamiento de forma manual. Los humanos pueden ser más lentos a la hora de diagnosticar problemas que los ordenadores. También pueden fallar en la implementación adecuada de medidas correctivas en situaciones complicadas. Como resultado, los procesos manuales ralentizan las canalizaciones de lanzamiento tradicionales. Cada paso realizado de forma manual introduce oportunidades de errores y retrasos.

El desarrollo de aplicaciones modernas tiene canalizaciones de lanzamiento automatizadas que aceleran los lanzamientos de software. Las aplicaciones modernas utilizan procesos automatizados a lo largo de todo el ciclo de vida del desarrollo. Esta automatización ayuda a mejorar la eficiencia operativa al reducir los errores humanos e identificar y resolver automáticamente los problemas de las aplicaciones. 

Las aplicaciones modernas utilizan la automatización de varias maneras, incluida la escala automática de la infraestructura de la nube para potencia de procesamiento, memoria y capacidad de almacenamiento. Las tecnologías como la infraestructura como código (IaC) permiten a los desarrolladores crear plantillas que se pueden implementar de manera automática para aprovisionar pilas tecnológicas completas y entornos de desarrollo de aplicaciones. 

En el proceso de aplicación en sí, la automatización se utiliza dentro de la canalización de DevOps para facilitar la creación, prueba e implementación de código automatizado. Las aplicaciones modernas automatizan los pasos manuales del desarrollo tradicional para crear un proceso de CI/CD que sea posible repetir para acelerar el desarrollo de aplicaciones.

Deje atrás el legado con Pure y DevOps

Las aplicaciones heredadas a menudo no pueden cumplir con los requisitos actuales de velocidad y flexibilidad. Para innovar rápidamente y brindar valor a sus clientes, las organizaciones deberían utilizar aplicaciones modernas.

Aproveche los beneficios de las aplicaciones modernas y acelere la entrega de software con DevOps y el almacenamiento all-flash Pure Storage® FlashBlade® .

  • Ofrezca el almacenamiento como servicio persistente de nivel empresarial para contenedores con la velocidad all-flash de Pure.
  • Solucione los problemas de entornos con Purity Snapshots y datos de producción del mundo real.
  • Integre a la perfección con Docker, Kubernetes y más para mejorar el flujo de CI/CD.

¿Está preparado para empezar? Pruebe FlashBlade hoy para verlo en acción.

Your Browser Is No Longer Supported!

Older browsers often represent security risks. In order to deliver the best possible experience when using our site, please update to any of these latest browsers.