De qué modo las aplicaciones modernas reducen el coste total de propiedad

De qué modo las aplicaciones modernas reducen el coste total de propiedad

Al elegir una solución de software, puede resultar tentador escoger el sistema con el coste inicial más bajo. Sin embargo, los costes de funcionamiento y de gestión del software, incluidas las actualizaciones, las correcciones de errores y las interrupciones, pueden aumentar su coste inicial en más de un 20% cada año. Por eso, es importante que invierta desde el principio en un software preparado para el futuro. 

El desarrollo de aplicaciones modernas es un método probado para aumentar la agilidad, la fiabilidad y la seguridad de sus aplicaciones y, al mismo tiempo, le permite ofrecer unas aplicaciones mejores, más rápidamente. En comparación con las aplicaciones tradicionales, las aplicaciones modernas son más fáciles y menos caras de mantener. Exigen menos inversiones, un menor tiempo de desarrollo y menos recursos humanos en tecnología.

Las aplicaciones modernas se crean usando unos procesos de desarrollo ágiles, una arquitectura modular y unos modelos operativos sin servidor. Además, permiten que las organizaciones innoven más rápidamente y reduzcan los plazos de lanzamiento de sus productos, reduciendo al mismo tiempo el riesgo y el coste total de propiedad (TCO). De hecho, el TCO es uno de los factores más importantes —y que más se suele pasar por alto—a la hora de seleccionar una solución de software. 

Aquí tiene todo lo que necesita saber sobre el coste total de propiedad de las aplicaciones modernas.

¿Qué es el coste total de propiedad?

Gartner define el coste total de propiedad como “una evaluación completa de los costes de la tecnología de la información (TI) o de otros costes dentro de los límites de la empresa, a lo largo del tiempo. En la TI, el coste total de propiedad incluye la adquisición, la gestión y el soporte del hardware y el software, las comunicaciones, los gastos del usuario final y el coste de oportunidad de los tiempos de inactividad, la formación y otras pérdidas de productividad”. 

El TCO es esencial para determinar lo que un producto o servicio cuesta realmente, más allá de su precio de compra básico. Agrupa todos los costes relacionados con un producto o servicio a lo largo de todo su ciclo de vida, incluidos tanto los costes directos como los indirectos.

De qué modo las aplicaciones modernas reducen el coste total de propiedad

Las aplicaciones modernas reducen el coste total de propiedad de varios modos, entre otras cosas, gracias a unos costes de desarrollo más bajos, unos ciclos de entrega más rápidos y unos costes operativos menores. 

Mayor disponibilidad

Los sistemas tradicionales suelen ser grandes y estar muy integrados con las bases de datos, las interfaces de usuario y los otros servicios relacionados con la aplicación. Este carácter monolítico hace que si una parte de la aplicación falla, también lo haga toda la aplicación. Además, las actualizaciones y los cambios que hay que aplicar en el sistema provocan tiempos de inactividad. 

Debido al tamaño de las aplicaciones tradicionales y a la complejidad de sus integraciones, cuando dejan de estar disponibles, se puede tardar horas —o incluso días— en solucionar el problema. Por otro lado, también es posible que haya que apagar o reiniciar las otras aplicaciones que dependen del software tradicional. Y, en este sentido, cabe destacar que los periodos de inactividad, previstos o imprevistos, pueden generar pérdidas de ingresos, sobre todo si proporciona servicios en los que el factor tiempo es importante.

En cambio, las aplicaciones modernas utilizan un enfoque de microservicios, lo que hace que sean más resilientes a las interrupciones. Los microservicios son unos módulos pequeños e interoperables, que pueden actualizarse independientemente cuando se implementa una actualización o una nueva funcionalidad. Además, como los microservicios son independientes, un problema en un servicio no afecta necesariamente a los otros servicios. Esto implica menos tiempos de inactividad en general y, por extensión, menos pérdidas de ingresos.

Ciclos de entrega más rápidos

Las aplicaciones tradicionales se crean usando enfoques tradicionales de desarrollo del software, como el modelo de cascada. Estos métodos usan un enfoque de desarrollo del software secuencial, que incluye un conjunto específico de actividades, como la recogida de requisitos, el diseño, el desarrollo, la prueba y el despliegue/entrega. Cada fase debe completarse para que el equipo de desarrollo pase a la siguiente. 

Como consecuencia, estos métodos suelen conllevar unos plazos de desarrollo de entre 6-24 meses y una pérdida de tiempo en características que los clientes en realidad no necesitan (o no quieren). Además, para hacer cambios o añadir funcionalidades, es necesario repetir todo el proceso desde el principio.

Por el contrario, las aplicaciones modernas se crean usando unos procesos de desarrollo más rápidos, basados en metodologías ágiles, prácticas de DevOps, arquitectura modular y unos procesos de integración continua/entrega continua (CI/CD). Las prácticas ágiles y de DevOps facilitan y mejoran la colaboración y la comunicación entre los desarrolladores, los equipos de operaciones de TI y las otras partes implicadas. Esto permite que los objetivos de desarrollo estén más claros. 

Los procesos de integración y entrega continuas para el desarrollo, la prueba y el despliegue automatizados eliminan varias de las tareas manuales que ralentizan las aplicaciones tradicionales. Por otro lado, los microservicios admiten el desarrollo modular de bloques de código más pequeños, lo que permite que los desarrolladores ofrezcan las funcionalidades de software más rápidamente. Estos y otros procesos de desarrollo de las aplicaciones modernas reducen los gastos de personal con el tiempo y evitan los costes relacionados con los desarrollos innecesarios.

Mayor seguridad

El desarrollo de las aplicaciones modernas incorpora diversos controles de seguridad que hacen que estas aplicaciones sean más seguras que sus equivalentes tradicionales. 

Por ejemplo, el DevSecOps (la abreviación en inglés de desarrollo, seguridad y operaciones) integra la seguridad en cada fase de desarrollo del software mediante procesos automatizados. Esto permite que los desarrolladores se centren en el cumplimiento de los objetivos de seguridad y conformidad desde las primeras fases del desarrollo, reduciendo con ello los errores y las vulnerabilidades del producto final.

El DevSecOps incorpora evaluaciones de la seguridad y pruebas de vulnerabilidad en cada punto del proceso de integración y entrega continuas (CI/CD). Como resultado, hay un seguimiento continuo de la seguridad, que permite que los equipos encargados de la seguridad y las operaciones supervisen el entorno de desarrollo en busca de amenazas, mediante unos procesos automatizados. 

Estas herramientas proporcionan una mejor visibilidad del entorno, lo que garantiza que las posibles amenazas y los posibles riesgos para la seguridad se identifiquen y se corrijan. Las herramientas de supervisión también proporcionan funciones de alerta, para que los administradores de TI puedan descubrir los incidentes, informar de ellos y actuar para resolverlos en menos tiempo. 

Tal como unos ciberataques recientes y muy notorios han demostrado, es imprescindible contar con unas aplicaciones seguras para evitar las pérdidas económicas causadas por el ransomware o las sanciones por incumplimiento. 

Costes de desarrollo más bajos 

La inflexibilidad de los métodos de desarrollo de software tradicionales suelen provocar retrasos, ineficiencias y despilfarro. Lo que aumenta los costes totales de desarrollo. 

Las aplicaciones que se crean con las tecnologías de desarrollo modernas tardan menos tiempo en completarse, utilizan menos código y pueden usar entornos más económicos basados en la nube, con virtualización y arquitectura sin servidor. 

Las arquitecturas nativas de la nube hacen que no sea necesario tener un hardware físico y una infraestructura de red. Y las arquitecturas sin servidor en la nube le permiten ejecutar cargas de trabajo dinámicas con un modelo de pago por uso. Esto hace que sea menos caro aprovisionar y mantener la infraestructura necesaria para los entornos de desarrollo. 

Los proveedores de nube ofrecen soluciones como servicio para el software, el almacenamiento, la infraestructura y las plataformas de desarrollo, con un modelo de precios basado en el pago por uso. Esto puede reducir tanto los costes iniciales como los relacionados con el sobreaprovisionamiento y el pago de los recursos no utilizados. 

Las aplicaciones modernas también pueden reducir los costes al usar software de código abierto, que es un software que se usa de manera gratuita y que no conlleva unos gastos de licencia adicionales. 

Reduzca el coste total de propiedad de su almacenamiento de datos

Un sistema de gestión del almacenamiento eficiente puede eliminar el coste de horas de administración, mantenimiento y actualizaciones. Disfrute de la agilidad operativa de la nube on-premises con Evergreen//One™.

  • Consiga el almacenamiento que necesita para ajustarse a los requisitos de su empresa con una sola suscripción.
  • Pase de los gastos de capital a los operativos con el almacenamiento totalmente flash como servicio y pague solo por el almacenamiento que usa.
  • Asegure sus datos con la protección de datos automatizada gracias a los snapshots a prueba de ransomware, la agrupación en clústeres de alta disponibilidad y la recuperación de desastres.

Disfrute de una Experiencia de Datos Moderna™ con Evergreen//One, el almacenamiento como servicio (STaaS) más fiable del sector para los sistemas on-premises y la nube pública.

Your Browser Is No Longer Supported!

Older browsers often represent security risks. In order to deliver the best possible experience when using our site, please update to any of these latest browsers.