Skip to Content

¿Qué es el consumo como servicio?

Kilowatt hour electric meters, power supply meters. 3d rendering; Shutterstock ID 511355791; purchase_order: 0; job: ; client: ; other: Per Eric C request 11/7

El consumo como servicio permite que los compradores accedan a un producto o servicio y paguen por él como utilidad, sin tener que ser los dueños ni administrarlo ni mantenerlo ellos mismos.

¿Qué es el modelo como servicio?

El modelo como servicio describe cualquier modelo de consumo que permite que los consumidores accedan a un producto o servicio como utilidad. En un modelo como servicio, los compradores pueden utilizar las capacidades de un producto o servicio sin tener que ser los dueños, adquirir licencias o mantenerlo. Este modelo de consumo permite que los compradores “se conecten” a la funcionalidad de un producto o servicio y paguen por ella cuando la necesitan.

¿Qué es “consumido como servicio”?

La expresión “consumido como servicio” describe cualquier oferta a la que se puede acceder como utilidad. ¿Qué queremos decir con “como utilidad”? Piense en la manera en que tiene energía o electricidad en su casa. Si está en una red eléctrica, probablemente no tiene el equipo necesario para generar y aprovechar su propia energía, sino que está conectado a una red gestionada por una compañía energética a través de unos tendidos eléctricos y con un contador acoplado que indica cuánta energía consume. La empresa energética le proporciona la electricidad, mide su consumo y luego le envía una factura.

En general, ocurre lo mismo con algo que se consume como servicio. Puede significar que adquiere una funcionalidad que necesita mediante una suscripción, a través de la nube o con una API. Sea cual sea la modalidad, el denominador común es el modo de prestación basado en la utilidad, que hace que la propiedad directa, las actualizaciones y el mantenimiento ya no sean responsabilidad del comprador.

¿Cómo funciona el consumo como servicio?

Tanto si es a través de una suscripción como si se basa en una tasa de uso, el consumo como servicio funciona con un contrato. Un proveedor acepta proporcionar un servicio, muchas veces con unos acuerdos de nivel de servicio (SLA) específicos para garantizar la calidad del servicio. Cuando un consumidor selecciona un nivel o una capacidad para dicho servicio, lo hace con la seguridad de que este se prestará cumpliendo el acuerdo de nivel de servicio prometido. Luego, el consumidor paga por el servicio, basándose en el nivel acordado o en lo que ha utilizado durante dicho ciclo.

Los modelos de negocio del consumo como servicio pueden variar. Piense en la analogía con el suministro eléctrico doméstico de más arriba. En ese caso, se trata de un modelo comercial basado en el consumo. Pero ¿y los modelos comerciales basados en una suscripción?

Pongamos que también está conectado a un operador de cable y proveedor de Internet. Ese servicio puede facturarse mediante un paquete con una tarifa plana mensual que usted ha contratado y que incluye, pongamos, 200 canales. Eso es más típico de un modelo comercial basado en la suscripción.

¿Cuál es la ventaja del modelo comercial basado en el consumo respecto del modelo comercial basado en la suscripción?

Los modelos comerciales basados en el consumo tienen una ventaja respecto de las suscripciones: la flexibilidad.

Piense en qué pasaría si el suministro eléctrico se facturara a modo de suscripción, con una tarifa plana mensual. La ventaja del otro modelo es que solo paga por lo que consume.

¿Qué es la TI basada en el consumo?

La TI basada en el consumo es una manera de describir un departamento de TI que consume sus funcionalidades principales como servicio en lugar de administrarlas directamente. Algunas de las categorías son la infraestructura como servicio (IaaS), la plataforma como servicio (PaaS) y el software como servicio (SaaS). Pueden incluir el almacenamiento de datos basado en el consumo, los servicios de copia de seguridad y recuperación, los servicios de la nube, la supervisión de la seguridad y otros. Esta tendencia creciente está reduciendo la carga de trabajo y el esfuerzo administrativo de los profesionales de la TI y está permitiendo que gestionen menos y que se centren en labores más innovadoras.

STaaS versus Consumido como servicio: diferencias

El almacenamiento como servicio (STaaS) es un ejemplo de un modelo de consumo que permite que los clientes paguen por una capacidad de almacenamiento situada fuera de sus instalaciones. La diferencia entre el STaaS y el modelo de “consumido como servicio” es que el primero se dirige específicamente a los servicios de almacenamiento —lo que incluye la capacidad de almacenamiento, la disponibilidad y el coste por uso, por ejemplo, por terabyte—. 

La parte de “servicio” del STaaS se refiere a que los clientes no tienen que administrar su propio hardware de almacenamiento o sus centros de datos, ya que es el proveedor quien se encarga de ello. Es posible incluso que el cliente no tenga que especificar una capacidad concreta para su almacenamiento y que opte por pagar lo que utiliza, lo que ofrece una mayor flexibilidad, tanto a la hora de prever como de presupuestar el almacenamiento.

Ventajas del modelo Consumido como servicio

El modelo de “consumido como servicio” tiene numerosas ventajas para los compradores, la mayoría de las cuales relacionadas con la simplicidad, la flexibilidad y el coste. 

En primer lugar, la implementación y la ampliación pueden ser más fáciles con una oferta como servicio que construyendo un sistema propio desde cero. Es menos probable que un consumidor tenga que realizar una gran adquisición inicial o contratar a más personal o especialistas para ponerse en marcha. Por ejemplo, al adquirir STaaS para ampliar la capacidad de almacenamiento de datos, una organización no necesita comprar sus propios bastidores o cabinas ni tiene que contratar a un administrador de almacenamiento. La simplicidad está en acceder al almacenamiento como servicio, sin aumentar el espacio ocupado o las cargas de trabajo de la empresa.

En segundo lugar, la flexibilidad del modelo de consumo como servicio significa que el servicio puede expandirse o reducirse rápida y fácilmente, sin tener que tocar muchas cosas. Si no hay que añadir o quitar físicamente nuevos componentes, es más fácil para las empresas ampliar los servicios para hacer frente al crecimiento o reducirlos cuando cambien las necesidades.

En tercer lugar, la transparencia de los modelos de precios y de los costes es una ventaja que garantiza a las empresas que no están pagando por cosas que no necesitan, que es algo que puede generar residuos y un exceso de gasto.

Por último, el mantenimiento y el soporte pueden estar incluidos. Los modelos como servicio suelen basarse en contratos y en acuerdos de nivel de servicio estrictos, que hacen que la responsabilidad del mantenimiento, las actualizaciones y las revisiones corresponda al proveedor y no al usuario. Este último ya no tiene que encargarse del mantenimiento del hardware durante los fines de semana —sea lo que sea a lo que esté conectado, es la última versión—.

El modelo de “consumido como servicio” no solo es ventajoso para los clientes, también es un modelo de negocio muy escalable para los proveedores.

Desventajas del consumo como servicio

Es posible que haya que sopesar ciertas desventajas, en función del tipo o de la categoría de servicio consumido. En el caso de los servicios de TI y de software, estas pueden incluir el hecho de quedar limitado a un proveedor o las obligaciones contractuales; la carga añadida de administración y previsión de las necesidades; los riesgos o las lagunas en la protección de los datos situados fuera de las propias instalaciones; o el riesgo de incurrir en un exceso de gasto o de estrangular el rendimiento en periodos imprevisibles.

¿Por qué es mejor el consumo como servicio?

Dicho esto, si una organización está buscando maneras ágiles, rentables y sencillas de adoptar nuevas funcionalidades, productos o servicios, el consumo como servicio puede ser una mejor opción que incurrir en grandes costes y compromisos iniciales. Además, con el consumo como servicio todos ganan, ya que proporciona una mayor flexibilidad a los clientes y unos modelos de negocio muy escalables a los proveedores.

Simplifique el almacenamiento con el STaaS (almacenamiento como servicio) basado en el consumo de Evergreen//One™

Evergreen//One (anteriormente Pure as-a-Service™) es el servicio de consumo de almacenamiento más fiable del sector y se ha desarrollado sobre la arquitectura Evergreen™. Proporciona la agilidad y la flexibilidad del almacenamiento en la nube pública, con la seguridad y el rendimiento de una infraestructura totalmente flash. Los equipos pueden centrarse en proyectos con resultados para el negocio, eliminando la complejidad y los costes asociados con la administración del almacenamiento y con el hecho de tener que aprovisionarlo con años de antelación. Además, se le factura el consumo real, por lo que solo paga por lo que usa.

Consiga flexibilidad financiera y simplicidad operativa, reduciendo al mismo tiempo el riesgo informático con Evergreen//One.

04/2024
IDC Report: Explore Best Practices for Payer Cloud Strategy
A strategically planned cloud journey accelerates applications, encourages data flexibility, and enables innovation across the enterprise.
Resumen de la solución
5 páginas
CONTACTAR CON NOSOTROS
¿Preguntas, comentarios?

¿Tiene alguna pregunta o comentario sobre los productos o las certificaciones de Pure?  Estamos aquí para ayudarle.

Programe una Demostración

Programe una demostración en vivo y vea personalmente cómo Pure puede ayudarle a convertir sus datos en unos resultados potentes. 

Llámenos al: +34 51 889 8963

Medios de comunicaciónpr@purestorage.com

 

Castellana 81

28046 Madrid

Oficinas Pure: 1415 y 1417 (planta 14)

info@purestorage.com

CERRAR
Your Browser Is No Longer Supported!

Older browsers often represent security risks. In order to deliver the best possible experience when using our site, please update to any of these latest browsers.